Tomates en gelatina con corazón de pesto

17:31


Esta idea me ha surgido a raiz del curso de cocina que hice con Dani García (Rest. Calima de Marbella). Hicimos una especie de mousse de tomate que después de formarla  imitando los tomates y coloreándolos en verde, oro y rojo, los sumergíamos en nitrógeno líquido y quedaban impresionantes. Nadie hubiese dicho que no eran tomates reales. una maravilla!!!!. Pues bien, basándome en esa idea, he querido hacer algo más fácil y sobretodo para que cualquier persona pueda hacerlo en casa.  más que una receta, es un experimento de transformación con un bonito resultado.Espero que os guste y me deis vuestra opinión.
INGREDIENTES:
5 tomates grandes y maduros (para conseguir 2 grandes o 3 medianos).Guardar los rabitos verdes para la decoracion final.
2 cucharadas de salsa pesto .
6 hojas de gelatina
sal, pimienta
film transparente
METODO DE ELABORACION:
Pelar los tomates, quitarles las semillas y triturarlos con minipimer o batidora para obtener un puré.
Dejar reposar un poco de lado el recipiente para que el agua que sueltan se concentre a un extremo.
Poner en remojo las hojas de gelatina en agua fria.
Coger un par de cucharadas del puré de tomate, calentarlo y añadir las hojas de gelatina para que se disuelvan. retirar y mezclar con el resto del puré al que habremos retirado el agua sobrante.
Ponerle sal y pimienta al gusto y remover bien.
Colocar un trozo grande de film transparente en un cuenco  de modo que haga de envoltorio para poner encima el puré obtenido en la cantidad suficiente como para conseguir el tamaño de un tomate. (decidir vosotros la medida). poner en el centro del puré una cucharada de salsa pesto que sea más bien espesa.
Recoger todas las puntas del papel film uniéndolas en el centro y dándoles vueltas como si fuera un caramelo, apretándolo para que no quede nada de aire dentro. Atar el borde con un hilo de cocina
Repetir la operación hasta que se acabe el puré.
Colocar los tomates con el congelador 1/2 hora y después en el frigorífico.
Cuando están cuajados, retirar el papel film y poner en un plato.
Colocarle encima el rabito de los tomates  para el acabado.
Presentar el tomate en el centro, rodeado de rodajas de mozzarella de búfala y un chorrito de aceite de oliva. Después en la mesa, cortar a rodajas el tomate y colocarlas encima del queso.
NOTA: se pueden rellenar también con puré de aceituna negra o verde.(creo que puede quedar bien), aunque no lo he probado.

También te gustará

11 comentarios

  1. QUe pasada!!!!! Me encanta la idea, con este invento los comensales se quedan con la boca abierta. Yo creo que probaré y te cuento.
    Una pregunta, Y si en lugar de ponerlos en un recipiente un poco de lado para que el agua se valla al otro lado (y valga la redundancia, jeje), podemos ponerlos en un colador de malla fina y ya va soltando la agüilla, que crees?
    Biquiños

    ResponderEliminar
  2. Pues claro!. es que yo soy muy perezosa y lo dejé reposar allí donde lo puse..... (Ahorro de lavado) ya sabes.....
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Querida Ana,
    Esta receta es una obra de arte y tu un genio. Besos

    ResponderEliminar
  4. Gracias Femi, eres un sol........

    ResponderEliminar
  5. Te ha quedado genial de 10, hoy mismo he realizado en mi cocina algo parecido que en breve subire a mi blog, te invito a que te pases por el, pero por supuesto no tan espectacular como este. Me ha encantado. Un saludito.

    ResponderEliminar
  6. trop jolie la présentation digne d'un grand chef
    bravo à toi
    bonne journée

    ResponderEliminar
  7. Una idea genial! dónde hiciste el curso con Dani García?

    ResponderEliminar
  8. Hola de nuevo, Anna,
    Creo que si te digo que es una obra de arte me quedo corta, realmente es impresionante!!!
    Estoy deseando probarla, seguro que está exquisito. Y se me ocurren unos cuantos rellenos que le podrían ir bien además del pesto.
    Muchas gracias por esta idea tan estupenda.
    Un besito

    ResponderEliminar
  9. Anna, he hecho está fantástica receta y mis amigos se han quedado impresionados. Como siempre, eso sí, he hecho algunos cambios. De relleno le he puesto tapenade con anchoas, y al puré de tomate le he añadido un poco de polvo de almendras. Ah, el puré de tomate lo hice con dos clases de tomates: de rama y kumato. ¡Quedó súper delicioso!

    ResponderEliminar
  10. Alexandra, me alegro que impresionaras a tus amigos, la verdad es que es precioso el acabado lo rellenes de lo que lo rellenes. pero tanto el pesto como el puré de aceitunas le queda de miedo. No te quedó un poco gruesa la textura con el polvo de almendras?.
    Gracias por tus tuneos, son ideas a tener en cuenta.

    ResponderEliminar
  11. Te contaré el porqué, jaja. Resulta que tenía menos gelatina de la que tú recomendabas y tuve miedo de que el tomate no se quedara bien armadito. Por ello, le añadí la almendra, para que le diera algo de cuerpo si la gelatina no llegaba. En fin, cosas que se le ocurren a una en momentos de apuro, jaja

    ResponderEliminar

Últimas entradas