Kürtöskalács

domingo, diciembre 06, 2020

 

Kürtöskalács,

Especialidad típica de la gastronomía húngara, originalmente de Transilvania y famoso como el dulce más antiguo conocido. Se trata de una masa levada que se enrolla sobre unos rodillos para cocerse al horno y quedando de esta forma tan original. El azúcar se carameliza sobre la superficie del kürtöskalács, formando una corteza dulce y crujiente.

cuando vi la receta en Bake street me enamoré perdidamente de sus fotos, así que me puse manos a la obra y me ha encantado el resultado. 

Ingredientes:

500 gr. harina de fuerza

200 gr. de leche entera

45 gr. de azúcar

3 huevos L

70 gr. de mantequilla 

2,8 gr. de levadura seca

5 gr. de sal

Para pincelar y espolvorear:

25 gr. de mantequilla fundida

Azúcar y canela al gusto

Relleno Opcional:

1 manzana Fuji

10 gr. de mantequilla

35 gr. de azúcar

pasas al gusto

nueces pecanas, sprinkles y chocolatinas navideñas

Canela en polvo para espolvorear

Caramelo líquido

Nata montada 

Método de elaboración:

Mezclamos la harina junto con la leche, los huevos, la levadura y el azúcar y mezclamos con el gancho a velocidad 1 hasta lograr una masa desarrollada 

Añadimos la sal, pasados 7-8 minutos de amasado 

Una vez el gluten esté desarrollado, incorporamos la mantequilla en dos tandas (no añadimos la siguiente hasta que la primera se haya absorbido por completo.

Boleamos la masa y la introducimos en un recipiente ligeramente engrasado.

Cubrimos y dejamos levar hasta que crezca 1/3 de su tamaño ( Unas 3 horas aprox)

Guardamos en el frigorífico y dejamos durante toda la noche (Unas 10 horas)

Precalentamos el horno a 185º calor arriba y abajo

Forramos dos rodillos de madera con papel de aluminio y después papel de horno. Unimos el papel de horno untando los bordes con mantequilla. Reservamos

Sacamos la masa del frio y atemperamos 1 hora

Volcamos la masa sobre una superficie de trabajo y desgasificamos con cuidado.

Dividimos en 6 piezas de unos 165 gr. 

Tapamos con film mientras estiramos las piezas para que no se resequen.

Untamos la superficie de trabajo y nuestras manos con un poco de aceite para trabajar la masa sin problemas y no se nos desgarre al estirarla.

Cogemos una pieza y plegamos sobre sí misma, del mismo modo que formaríamos una barra

Deslizamos ambas manos sobre la pieza para ir dando longitud hasta alcanzar los 90 cm con cuidado

Colocamos la pieza estirada enrollada en el rodillo en una de las puntas, sujetando el inicio de la masa con la propia masa al enrollar.

Para finalizar, introducimos el final de la masa bajo parte de la masa ya enrollada


Estiramos otra pieza del mismo modo y lo colocamos en el otro extremo del rodillo.


Rodamos el rodillo sobre la superficie de trabajo para unificar el grosor de la masa

Pincelamos la superficie con mantequilla fundida y fría

espolvoreamos una mezcla de azúcar y canela al gusto


Colocamos los rodillos sobre una fuente de horno para evitar que se aplasten, quedando los rollos dentro sin tocar la bandeja. Introducimos en el horno a media altura

Horneamos durante 20-22 minutos girando de vez en cuando para que se doren uniforme.

Sacamos del horno y dejamos reposar en el propio rodillo durante 4-5 minutos

Desmoldamos y dejamos templar sobre una rejilla


Repetimos el mismo procedimiento con el resto de piezas

En este punto, se pueden consumir así o bien rellenarlos al gusto.

Si tiramos de una de las puntas, se va despegando y haciendo una espiral
Una idea de relleno sería haciendo con la manzana, azúcar y mantequilla una especie de Strudel  y coronando con nata montada, decoramos con sprinkles, chocolatinas, canela y caramelo.



También te gustará

1 comentarios

Últimas entradas